jump to navigation

Uy, uy, uy mi gato noviembre 24, 2011

Posted by pilarpalau in Friki e Incatalogable.
7 comments

Perdonad la frikada, pero pinchad la foto, agrandar, y a ver si encontráis al gato. Me lo pasaron por mail hace días y me costó encontrarlo.

El gato está.

Anuncios

Esto es lo más importante que he escrito en este blog. noviembre 20, 2011

Posted by riobesos in mis articulos.
12 comments

Sé que esto no es más que una reflexión propia y, más aún, un sentimiento personal que, seguramente, no tenga ninguna importancia para cualquiera de vosotros. Pero para mí sí.

Estamos acostumbrados, yo el primero, en escribir en los blogs  “lo primero que nos viene a la cabeza”. Cualquier cosa, cualquier idea, cualquier reacción. Yo mismo, en este blog, soy el primero en escribir todo tipo de tonterías. A fin de cuentas, esto del blog lo veo más como un entretenimiento que como cualquier otra cosa.

Pero lo que me pasó este pasado viernes, 18 de noviembre, ha sido, sin duda, aunque suene exagerado, una de las cosas más especiales y extrañas que me han pasado en la vida. Ya os digo, aunque suene exagerado.

Dicen, o por lo menos eso es lo que alguna vez me han contado, que en esta vida nos vamos a cruzar con 2-3 personas importantes. Incluso aunque nos crucemos con ellas no captaremos que lo son, pero nos cruzaremos. El viernes me cruce con una de esas 2-3 personas. Diría más, salvando a mis padres y hermanos, el viernes me crucé con la persona más importante que he conocido en mi vida. Sí, suena exagerado, pero me reafirmo en ello.

No es primer ministro de ningún país, no es premio Nobel, no es un líder espiritual, etc. Es una persona perfectamente “anónima”, pero, una vez más, aunque suene exagerado, podría ser, perfectamente, el presidente de la National Geographic. Y no, no es ninguna exageración.

Nunca antes en mi vida una persona absolutamente desconocida me había transmitido tantas cosas positivas en tan poco tiempo, con una naturalidad y humildad apabullantes. La verdad, nunca antes una persona me había impresionado tanto de una manera tan positiva.

En realidad, por mucho que escriba en esta nota, jamás sería capaz de manifestar todas las sensaciones que percibí durante ese viernes, 18 de noviembre de 2011.

Todo empezó de la manera más corriente del mundo. Estaba en la cama, eran las 9:00 de la mañana y suena mi teléfono. Era de mi lugar de trabajo. Ese día no me tocaba trabajar. Mi compañera me pide que si puedo llevar a una persona de donde trabajo a la localidad de Frías (Burgos). Yo la digo que sí. A las 10:00 estoy en el lugar donde trabajo para recogerle y llevarle a Frías. Esa persona estaba comprando un ramo de flores y un pequeño ciprés para llevarlo a Frías. Un señor relativamente mayor, ciudadano de California (EE.UU.), cuyos padres eran de origen europeo. La primera sensación que tuve de él es que me parecía correcto, educado y discreto. Muy discreto. De ninguna de las maneras, si no lo conocieras, jamás pensarías que esa persona es lo que es. Jamás.

Nos subimos al coche y emprendimos camino a Frías, un pueblo, todo hay que decirlo, en el que jamás había estado y del que todo el mundo hablaba maravillas.

Durante el viaje comenzamos a charlar, él hablaba bastante bien el castellano, por lo que no tuvimos dificultades en la comunicación. Al principio los dos mantuvimos las distancias en la conversación pero, poco a poco, fuimos rompiendo el hielo. Él me comentó que iba a Frías para entregar un ramo de flores a una tumba de una señora que en los años 50 le ayudó mucho en sus estudios de medicina y que poco después falleció. Yo pensé: “buff, venir desde San Diego (California) hasta Frías, un pueblo abandonado en España, para entregar un ramo de flores a una persona que murió en 1959, joder, esto me suena extrañísimo”.

Durante todo el viaje seguimos charlando, de muchas cosas, muy variadas, y sí, poco a poco, notaba que ese señor era alguien “distinto”. Me hablaba de las cosas con una precisión y un conocimiento exhaustivo, preciso…, casi perfecto. Sobre todo de todo lo que tenía que ver con la naturaleza, con las materias primas, con el origen de la Tierra, etc. Cuando le dije que era socio de la NG su entusiasmo creció mucho más. Eso sí, sin entrar en fanatismos, es un señor creyente. Para él acercarse a la naturaleza es acercarse a Dios. A mí, esa frase, me llegó.

Seguimos hablando de otras muchas cosas: de los coches, de la economía, de la forma de vida europea y americana, de la política. De muchas cosas. Y faltando poco para llegar a Frías me empezó a hablar de él. Ahí me di cuenta de que ese señor era alguien verdaderamente importante. Tuve la sensación de que ya ni me percataba de que estaba conduciendo. Me dejaba llevar por la impresión, por algo que era superior a mí.

Me dijo que él había estado en todos los países del mundo. América se lo conocía provincia por provincia. Europa se la conocía entera. Igual que África, Asia y Oceanía. Había estado en el Ártico y en la Antártida y que los animales más fabulosos del planeta son los pingüinos, al mismo tiempo que los animalesl más inteligentes son las aves, sobre todo las migratorias.

Llegamos a Frías, yo en estado de shock. Subimos una de la calles y llegamos a la iglesia. Preguntamos por el cementerio y el cura, muy amable, nos prestó la llave. Este señor tenía dificultades para andar, necesitaba llevar bastones. Carecía de huesos en las piernas por un accidente que tuvo en coche y llevaba hierros en vez de huesos. Entramos en el cementerio y encontramos la tumba de esta mujer. La verdad, no pude contener la emoción.

Salimos del cementerio y me pidió que por favor le ayudara a plantar el ciprés. Lo planté como si ese árbol fuera el más importante que he plantado en mi vida. Lo hice con una motivación inusitada. Lo sentía como algo mío, como algo propio.

Cuando me reincorporé, este señor me miró a los ojos y me dijo: “gracias Diego”.

Antes de salir de Burgos habíamos pactado un precio por el servicio de llevarle y traerle de Frías. En ese momento, después de haber plantado ese árbol, tenía claro que no le iba a pedir ni un céntimo.

Bien, comprobando la belleza del pueblo y de su castillo decidimos visitarlo, y subimos hasta lo más alto. Allí nos detuvimos contemplando el maravilloso paisaje del pueblo y de la naturaleza. La verdad, fue un momento de absoluta paz y armonía. Le estuve comentando la importancia de ese castillo, su historia, su posición estratégica en la confluencia de los reinos de Castilla y de Navarra. Eso a él le fascinó. Le encantó de que le hablara de la historia de España, de cómo se formó, de sus culturas. Me agradeció enormemente toda la información que le estaba dando sobre la historia y la cultura de España, así como de todo lo que significó el castellano, una lengua oficial en California, curiosamente.

Aunque parezca petulante, igual que yo a él lo consideraba una persona enormemente inteligente, él también decía lo mismo de mí. Yo me reía y le decía que de ninguna de las maneras; y él me decía que sí, que yo a él, de entre todas las personas que él ha conocido en su vida (que no deben de ser pocas) le parecía una persona muy interesante.

Bajamos del castillo y me molesté en contar todas las escaleras que hay desde la calle hasta lo más alto del torreón: 111. O es casualidad o es causalidad. Se lo dije y se echó a reír. Me dijo: “Diego, además de ser una persona muy inteligente, eres una persona muy observadora, me gusta la gente como tú”. Eso mismo, justamente eso mismo, era lo que yo pensaba de él.

Seguimos caminando por las calles y me invitó a comer. Invitación que acepté de buen grado. Durante la comida me comentó, entre otras muchas cosas, mientras me miraba a los ojos (nunca antes una persona me había mirado a los ojos con tanto interés y cercanía) que España era uno de los 2-3 países donde mejor se come del mundo. En eso sólo teníamos un defecto los españoles, que cenábamos muy tarde. Nos echamos a reír. Seguimos hablando de muchas cosas, entre otras, él me decía que estaba seguro que en España había petróleo, porque si hay caliza es que hay petróleo. Me siguió hablando de su vida y me dijo que era doctor en medicina y que era especialista en medicina familiar, lo que viene a ser médico de cabecera, pero estaba fuera de toda duda de que era un médico que sabía de todo.

Tenía un conocimiento del comportamiento de los animales abrumador. Así mismo me hablaba de las culturas de la humanidad en todo el mundo y a la que más admiraba era a la judía. Los consideraba los más inteligentes y los más capacitados para sobrevivir. Me hablaba de todos los ecosistemas y formas de vida. Y me resumía todo esto en que toda la materia, incluida la de los seres vivos se reduce a que somos química. Pura química. Y conociendo la química de nuestros cuerpos podemos conocer lo que somos. Para él la química y la genética es el ABC de nuestra existencia.

Ahora bien, si la química y la genética nos establece, nuestras experiencias es lo que nos hace madurar. Tener experciencias y memoria es lo más importante que puede tener el ser humano. Nunca, jamás, había oído hablar así a ninguna persona. Su lenguaje sencillo y humilde era un lenguaje de los que empapan, de los que llegan, de los que transmiten.

Mientras estábamos comiendo también me dijo que en la vida coma de todo. Si algo no te gusta será la primera y última vez que lo pruebes, pero no te niegues a comerlo.

Cuando terminamos de comer él pagó la comida y se dispuso a pagarme el servicio de haberle llevado. Yo me negué, pero él se puso “duro” y serio: “Diego, un pacto es un pacto, cógelo”. Lo cogí y esta mañana de sábado una parte de ese dinero lo llevé a Cáritas.

Salimos del restaurante y seguimos caminando por Frías. La charla fluyó con naturalidad. Seguimos hablando de muchas cosas. Me comentó que una de las personas que más le había influido en su vida fue Carl Sagan, que la industria farmacéutica y la medicina habían otorgado avances decisivos en el nivel de vida de la humanidad, etc. Y decidimos volver a Burgos. Durante el viaje de vuelta comprobé que habíamos establecido amistad. Habíamos congeniado.

Nos dimos nuestras respectivas direcciones y nos despedimos con un fuerte apretón de manos.

Nunca antes había conocido a una persona capaz de transmitir tanta confianza, tanta amistad y tanta sabiduría en tan poco tiempo con tanta naturalidad y humildad. Seguro que ese señor tiene dinero, pero de lo que estoy más seguro aún es de que tiene un corazón que no le cabe en el pecho. De eso no me cabe la menor duda.

De verdad, no me gusta en absoluto presumir de haber conocido a la gente que he conocido. No pocos gente muy importante, sobre todo en el ámbito de la educación, pero como esta persona, nadie.

Su nombre es George Sardina, es Doctor en medicina y es un gran conocedor de cualquier rincón del mundo en el que habitamos, entre otras muchas cosas. Él mismo me dijo que posiblemente sea una de las personas más viajeras del mundo.

“Diego, no te olvides que el animal que muestra el comportamiento más fabuloso es el pingüino, y los más inteligentes son las aves migratorias, no lo olvides. Ah!, y tampoco olvides que en Burgos hace mucho frío, jajajaja. Diego, hasta pronto”.

Hasta pronto George.

Programación musical noviembre 14, 2011

Posted by floretadesants in El disco de la semana.
5 comments

Hola,hola, hola queridos lectores, oyentes y  videntes de Expulsats.

Ultimamente me encuentro en un estado de trabajo agobiante, con mucho tiempo estudiando planos y proyectos, compaginado con bastantes viajes en coche.  Esto me permite pasar todo el día escuchando la radio o bien música (viva Spotify), lo cual me libera bastante y me ayuda a quitarme estres. De vez en cuando hasta canto y todo, un show.

El caso es que entre mis “nuevos descubrimientos”, por llamarlo de alguna manera, he encontrado un grupo que me parece muy interesante. Se llaman Florence and the Machine. Concretamente yo me he enganchado al segundo disco “Ceremonials”. No sabría exactamente que tipo de música es pero suena a una mezcla entre electrónica, rock y soul (por ejemplo). Aquí va una de mis favoritas, (la que me da más subidón) ”  What the water gave me”. A ver qué os parece..

 

He tenido tiempo de escuchar el nuevo de Manolo, y en cuanto saque algo más de tiempo ya os iré contando jeje.

 

Hoy es 11 del 11 del 11. noviembre 11, 2011

Posted by riobesos in mis articulos.
9 comments

Lo dicho, feliz día de San Martín.

Adiós, jaja.

La pasión griega ( The Greek passion, para los intelectuales) noviembre 7, 2011

Posted by floretadesants in Como la vida misma.
add a comment

     Sí queridos, hay que reirse un poco por no ponerse  a llorar. Eso pensaron los griegos de su situación y aquí los tenemos dedicando un baile a la Merkel…

Hay que ver cómo está el servicio..