jump to navigation

Lo sé, soy un pesado… diciembre 25, 2010

Posted by riobesos in mis articulos.
6 comments

… pero esto no ha hecho más que empezar.

Hasta ahora, la Caja de Ahorros de la que llevo siende cliente desde que me salieron los dientes, me ofrecía dos tarjetas: una de débito y otra de crédito, a coste cero, siempre y cuando cumpliera una serie de condiciones que patatín, patatán hasta me resultaban favorables. Es decir, hasta me devolvían dinero de mis compras en gasolineras. La situación, si andaba espabilado, hasta me beneficiaba.

Antes de esa situación (hablamos de 3 años antes, aproximadamente, sobre el 2007) sólo tenía una tarjeta, de débito, de la que pagaba unos 6 euros al año. Vamos, tampoco me dolía. Pero claro, cuando me cambiaron la situación (me lo ofrecieron) a tener dos tarjetas y no pagar nada por ellas y, encima, andando espabilado, hasta me devolvían dinero, pues ni os cuento.

Ayer me llegó una carta (supongo que también se la enviaron al resto de clientes de la misma entidad financiera) que me dejó de muy mal cuerpo y, por supuesto, iré a reclamarlo a “mi” (me considero uno más de la entidad financiera) Caja de Ahorros. Bueno, en realidad, de un pseudobanco (Banca Cívica), un proyecto que empezó de manera ilusionante y que, según pasan las semanas, cada vez me parece más un desaguisado.

En dicha carta redactaban lo siguiente (más o menos, jeje): “a partir del 1 de febrero de 2011 cambian las condiciones por poseer tarjetas de débito y crédito de esta Caja de Ahorros”. De tal forma que la situación es, más o menos, la siguiente.

Por la de débito, tienes que gastar más de 750 euros cada trimestre si no quieres pagar 4 euros de peaje por cada dicho periodo (lo que supone, gastar más de 250 euros al mes en esa tarjeta de débito). No se cobra comisión por sacar dinero en los cajeros pertenecientes a la red de todas las cajas del grupo Banca Cívico. Si sacas dinero de otros cajeros, te cobramos (no sé cuanto, pero bueno, no lo di más importancia).

Por la de crédito, tienes que gastar más de 750 euros cada trimestre si no quieres pagar 6 euros de peaje por cada dicho periodo (lo que supone, gastar más de 250 euros al mes en esa tarjeta de débito). Se cobra comisión, siempre, como mínimo de 2’40 euros sea cual sea el cajero que utilices, si sacas hasta 60 euros; si sacas más, se cobra el 4% de lo que saques. Los beneficios por pagar en gasolineras se reducen de un 3% al 2% de devolución del gasto.

Lo que supone, que ahora por tener las dos tarjetas y haciendo unas operaciones muy simples y básicas (por ejemplo, dos pagos con la de crédito, cada uno de un euro) me salen las dos tarjetas gratis y, encima, hasta me devuelven dinero. A partir del 1 de febrero de 2011, si me quedo con las dos tarjetas tendría que gastarme entre las dos, como mínimo, al mes 500 euros si no quiero que me cobren de comisión 10 euros cada trimestre. Lo que supondría 40 euros al año. Porque, vamos a ver, yo no me gasto con la de crédito 250 euros al mes…, ni de coña; y con la de débito igual, salvo gasto imprevisto (avería en el coche, etc). El cambio es RADICAL.

Claro, la primera opción que me vino a la cabeza y que me alivió fue: “que les den por el culo, anulo las dos tarjetas y que se las coman con patatas cocidas, mientras fabriquen billetes y haya oficinas del resto me encargo yo”. Esa opción me alivió. Y mucho.

Pero al momento: “joder…, que h…. de p…, si dejo de gastar con tarjetas, me encarecen la letra de la hipoteca”.

Conclusión: las entidades financieras nos tienen cojidos por las gónadas. Y ahora con la crisis, mucho más. Ellos están pelaos y son capaces de hundirnos en la más absoluta miseria con tal de que ellos no caigan en lo más profundo del pozo.

Al final tendré que anular la de crédito (que se metan por donde les quepa los beneficios de pagar en gasolineras), y con la de débito a tragar y pagar cada trimestre 4 euros, porque, salvo excepciones excepcionales, no me veo gastándome 250 euros cada mes por el uso de la tarjeta.

Y todo sea porque no me suban las condiciones de la hipoteca.

Al final, peor que hace 3 años, donde era muy feliz pagando 6 euros al año, gastando lo que me diera la gana y sin más quebraderos de cabeza.

Lo dicho, esto no ha hecho más que empezar. Y hasta el mismo Zapatero, el inútil (y otras muchas cosas que me ahorro en citar) ya ha anunciado que pasará un lustro hasta que salgamos de esta crisis. Yo os digo que de esta crisis, nosotros, nuestra generación, no vamos a salir en la vida. Tal vez la generación de nuestros hijos vivan otra situación, mejor o peor, pero otra situación.

Saludos y perdón por esta entrada que es una bazofia, pero me apetecía escribirlo.

Os “regalo” un libro en Nochebuena. diciembre 24, 2010

Posted by riobesos in mis articulos.
3 comments

Pues sí queridos presentes y ausentes, los buenos libros, como las buenas películas o como los buenos discos son los que se disfrutan de una tacada. A lo mucho de dos tacadas. Los que duran más de dos tacadas, mal asunto. No es ninguna verdad absoluta; es sólo un ejemplo resuelto, como otros muchos.

 Tal vez haya leído mejores libros que éste, es posible. Pero de lo que estoy completa y absolutamente seguro es que he leído bastantes peores libros que éste. Sin ningún género de dudas.

 Todos los pasos bien enlazados. Un ritmo continuado; ni muy lento, ni muy rápido. El apropiado. Una trama bien enlazada. Casi hasta diría, multitrama. Obligado no perderse; si lo haces la comprensión se pierde. Y, siendo realistas, no es tan difícil perderse si uno se descuida.

 Un protagonista, un objeto, una finalidad. Un ambiente ideal. Y unos personajes variados, enriqueciendo toda la trama. Los ingredientes necesarios para entender que va sucediendo pero sin llegar a conocer que ocurrirá. Sólo la imaginación del intrépido lector puede tratar de adivinar algo, pero no todo y, mucho menos, acertadamente.

 Obligada la lectura de todo el libro. Todos los pasajes son necesarios. Hasta el final del todo no se produce el desenlace, pero no es más (o menos importante) que cualquier otro.

 Llega un momento en que el propio autor, con su adecuada prosa, “te involucra” y te hace ser un personaje más de los que concurren. Que son muchos y variados. Hasta parece que llegas a vivir en la misma atmósfera que el resto. Eres uno más, eres uno de ellos. Estás ahí.

 Hoy, esta noche, mientras estáis en vuestras casas, con vuestras familias, en la Nochebuena, desde mi lugar de trabajo, lejos de los míos y en la soledad, sólo quebrantada por el murmullo de la calle, la tele y algún despistado (o no) viajero, os “regalo” este libro:

 Riña de gatos. Madrid 1936. Escrito por Eduardo Mendoza. Ganador del Premio Planeta 2010.

 A mí me lo regalaron hace 2 días, jaja.

 PD: Muchos pasajes, algunos de ellos fantásticos, en bastantes casos válidos para los tiempos que corremos en la actualidad. Uno de ellos, del que creo (y llevo creyendo) convincentemente desde hace años:

 “[…] éste no es un país pobre, por más que digan. Éste es un país de pobres, no sé si capta la diferencia […]”

 Buenas noches y Feliz Nochebuena.

A contra…, corriente. diciembre 22, 2010

Posted by riobesos in mis articulos.
4 comments

Primero, no me he leído la Ley “Sinde”, así que bueno, jaja, me podéis pegar.

Segundo, seguramente, para muchos, acabe defendiendo lo indefendible.

Tercero, ni soy amigo ni conocido de Sinde ni de nadie de su entorno. Ni ganas que tengo, que me cae como una patada en los webs.

Allá voy. ¿Qué dice esta ley que a muchos tanto les duela? Yo trabajo para que me paguen. ¿Alguno de ustedes trabajais por amor al arte únicamente?

A ver, que nos estamos habituando a ciertas cosas con las que no estoy del todo de acuerdo. Si yo tengo un Mercedes 500S, supongamos, ¿eso me da derecho a ir por las autopistas a 200 km/h sin que me pongan multas? Si yo pago cada mes, supongamos, 30 euros por conectarme a Internet, ¿eso me da derecho a obtener material descargado de manera ilegal? Es como si yo tengo línea teléfónica fija y, por los motivos que sean, me “pinchan” la conexión porque hago llamadas que pueden suponer fraude o delito. Eso no es ilegal. Es decir, el que yo tenga conexión a Internet no me da derecho a hacer todo lo que me dé la gana.

A ver, que aquí nadie somos santos, pero me parece, en cierto modo, que hay una cierta masa social que, bajo pretextos X (los que sean) están defendiendo algo que, a mí, no me parece…, muy legal, por llamarlo de alguna manera.

Que sí, que estoy de acuerdo en que un músico no puede vivir toda la vida del cuento porque sacara un disco aceptable hace 20 años y luego se ha dedicado a vivir del cuento y encima a increpar a las personas que se descargan contenidos por Internet.

Pero eso no me disculpa para que YO me descargue ILEGALMENTE un contenido por el que no he pagado. Vamos a ver, A MÍ NADIE ME OBLIGA A ESCUCHAR UN DISCO O VER UNA PELÍCULA. ¿Por qué tengo que descargármela ilegalmente?

Manolo García, sobre este tema, puso el ejemplo del paquete de leche (no sé si lo conocéis) y me parece una de las formas más acertadas de hacer ver este asunto. Y eso que el propio García manifiesta cierta tibieza en este asunto, pero bueno. Si cualquiera de nosotros fuéramos ganaderos y se pudieran descargar por Internet ilegalmente paquetes de leche igual que discos de música o DVDs de películas y los ganaderos se quejaran y el gobierno sacara una ley para defenderlos sobre esta circunstancia, ¿alguien diría que esa ley es fascista o antidemocrática, igual que se ha dicho de la Ley Sinde?

Ya, ya sé que no es lo mismo lo uno que lo otro. Pero lo que sí sé y es que el que algo quiere, algo le cuesta. ¿Qué pagar 20 euros por un CD de música es una barbaridad?, estoy de acuerdo. Ahora bien, que se saque una ley para defender los productos con derecho registrado de propiedad intelectual, no me parece mal.

Lo de los cierres de Webs y tal. No sé en profundidad cómo está el asunto en la Ley Sinde. Ahora bien, una persona que presuntamente da 0’60 en control de alcoholemia puede pasar esa noche en la cárcel sin previo juicio. ¿Eso os parece legal, democrático y justo? Pues si se dice que la Ley Sinde no es legal, justa y democrática por los cierres de las Webs sin previa orden judicial, el ejemplo que he puesto sobre la alcoholemia…, lo mismo.

Que sí, que son asuntos distintos, pero el trato que reciben son similares. ¿Por qué en un caso sacamos las uñas y en el otro caso no ponemos objeciones?

Saludos

Las cosas, a su debido tiempo. diciembre 22, 2010

Posted by riobesos in mis articulos.
2 comments

Pues eso, no me gustan las navidades cuando no son navidades (no sé, un martes 14 de diciembre con el alumbrado navideño encendido y los papá noeles tocando los golondros, hasta me parece de mal gusto, ¡qué quereis que os diga!).

Pero me gustan las navidades cuando son las navidades. La gente cantando villancicos por las calles un, no sé, 24 de diciembre por la tarde o, incluso, después de cenar, cuando hay familias que salen a la calle a cantar villancicos, las parejas agarradas de la mano mientras pasean al perro…, no sé, pero eso me parece bonito. Eso me parece navidad.

Así que hoy, 22 de diciembre, el tradicional día de la lotería de navidad, escopetazo de inicio de estas fechas que, aún con todo lo artificial que contamina este periodo, creo que “algo queda”, os escribo mi felicitación navideña:

Hoy, 22 de diciembre, día de la lotería nacional, escopetazo tradicional de inicio de las fiestas navideñas, os deseo que tengáis unas felices fiestas cargadas, sobre todo, de bonitos sueños. Unos se cumplirán y otros no se cumplirán, pero si son bonitos ya puede ser suficiente para alegrar el corazón, tan deteriorado en los tiempos en que vivimos. 

De paso, aunque suene repetitivo, mi más sinero apoyo y ánimo a todas las personas que, por uno u otro motivo, se encuentran en el paro. Os puedo asegurar, porque lo he vivido en mis carnes, que es una de las situaciones más angustiosas por las que puede pasar una persona. Espero que en estas fechas se asome una luz (por tenue que parezca) que les alumbre la esperanza de un nuevo trabajo.

 Una vez más: salud, pan y paz para tod@s.

Otra forma de enfocarlo. diciembre 15, 2010

Posted by riobesos in mis articulos.
6 comments

El pasado sábado, 11 de diciembre, tuve la oportunidad de acudir, junto a una gran persona (sí, en negrita, y no lo digo porque a vosotr@s no os considere grandes personas, que lo sois, es que la persona que me acompañó…, en fin, yo ya me entiendo), a un concierto de música rock protagonizado por el grupo navarro Barricada, en la localidad guipuzcoana de Pasajes, más concretamente en el barrio de San Juan de dicho ayuntamiento.

Creo que, en mayor o menor medida, tod@s hemos oído hablar de este grupo. Casi 30 años de experiencia ha dejado un reguero de conocimiento musical a lo largo y ancho de España (incluso del extranjero), lo cual considero, es motivo suficiente para que tod@s sepamos de qué estoy hablando. Y si alguien no los conoce, con levantar la mano le explico con mayor profundidad de qué grupo estoy hablando. Aunque, por supuesto, doctores tiene la iglesia y, estoy seguro, serán muchos los seguidores de esta formación que hablen con más acierto de este grupo de música.

Barricada no es un grupo de música macarra. Y no lo digo por defenderlos. ¡Pues sí!, encima que vaya alguien a defenderlos, ¡ni que fueran cobardes y desconocidos! Barricada es un grupo que, según han pasado los años, se han molestado, se han preocupado, de hacerlo cada vez…, mejor.

Palabras las justas y significado adecuado. Repito: según han pasado los años, se han preocupado de hacerlo cada vez…, mejor. De otros tengo mis dudas. Y no veo necesario “ensuciar” esta nueva entrada introduciendo otros elementos que empeoren (más todavía) esta redacción. Si alguien siente curiosidad por lo que pienso, ya sabéis, lo de meter a un chica ¿bailando? durante sus conciertos me parece, entre otras cosas, una manera poco adecuada, por llamarlo de alguna manera, de querer tener buen gusto en sus directos.

Hace algo más de un año, Barricada, sacó a la calle su último disco, La tierra está sorda. Y no pretende venir aquí a echar por tierra lo que otros hagan, mejor o peor, con más o menos premios. Que a Fito&Fitipaldis les tengo todo tipo de respetos, incluso admiraciones. Y sí, seguro estoy, que su último disco es plenamente merecedor de todos los premios logrados. Pero seguro, y me juego mil duros, que ni Fito ni los Fitipaldis, ni muchos otros, se han comido 3 años haciendo una labor de investigación exhaustiva en bibliotecas, archivos, entrevistas y otros mecanismos de indagación, sobre un tema tan espinoso, para sacar el material óptimo de producción de un disco de música. Ni de coña. Y me sigo jugando los mil duros.

Es más, que un grupo con casi 30 años, que ha sufrido marejadas y hasta mar gruesa, haya vuelto a conseguir, después de pasados “unos añtos”, disco de oro, tela. Y sí, es verdad, creo que el disco de oro hoy son 30.000 copias frente a las 50.000 de antaño. Pero no menos cierto que hoy no vende discos…, ¡ni dios!, exceptuando la Hana Montana (o como se escriba) y los Estopa (bueno, estos ya ni sé si se separaron). Y ojito, que el disco del grupo liderado por el Drogas es para tomárselo con calma, tanto lo musical como lo escrito.

Dicho esto, el sábado pasado, como os comentaba, fue la unión del hambre con las ganas de comer. Y salieron huevos fritos con patatas, mi plato preferido. Pasajes de San Juan (también llamado, Pasai Donibane, por aquello del euskera) más Barricada. En su punto.

El espectáculo, distinto, por eso titulo esta entrada como Otra forma de enfocarlo. Porque, en realidad, hasta en eso son unos verdaderos profesionales. A pesar de los años, siguen experimentando y buscando la mejor fórmula para que el acontecimiento fuera lo más adecuado posible.

No hubo grandes pantallas. No hubo grandes focos. No hubo grandes efectos especiales. Ellos son los grandes. Así lo han entendido siempre y así lo siguen demostrando. Y el público, cada vez más heterogéneo, lo sabe. Y por eso vamos, desde los más jóvenes hasta los más mayores, de distintos sexos y condición social. Eso sí, llenando.

La primera parte, ejercitada desde la interpretación de su disco, homenajeando a las víctimas de la guerra y posguerra civil del bando perdedor. Con una lección didáctica cuasiperfecta, porque lo de perfecta no se lo conozco a nadie. A cada canción, una pausa y las palabras de Enrique Villarreal explicando la canción. Así, todas. 18. 18 canciones; 18 capítulos; 18 historias; 18 es la mayoría de edad. La gente, mostrando atención. Interés. Y hasta sorpresa. Un Villarreal maduro, sin tonterías, serio y muy seguro de sus palabras. Había gestado y mamado el disco de pé a pá. Una primera parte de ovación. Ofreciendo una manera distinta de actuar en directo, acorde con un disco monográfico, lo que no quita su mérito. Al contrario, ahí radica su valor. Y de ninguna de las maneras se cayó en el estilo de cantautor. Rock, el de siempre, como ellos saben, con algunos temas en vertiente más acústico. Pero rock. Rock de Barricada.

La segunda parte, clásica. Como ellos han hecho siempre, manifestando plena fogosidad. Pleno rendimiento. Pleno entusiasmo. Casi todo seguido. Dejando tres temas para tres últimos momentos. Uno de ellos considero que es “su tema preferido” que lo dejaron para el final del todo, En la silla eléctrica. Siempre que interpretan esa canción el nivel de entrega por parte del grupo es increíblemente máximo. El otro tema, el archiconocido No hay tregua, cada vez más versionado de manera pura, es decir, menos recargado musicalmente. Les sigue quedando muy bien, salvo los coros “artificiales” que los hace parte del público, en fin. El último, estaba claro, Bahia de Pasaia. Una canción perseguida y censurada mil y una veces, hasta lograr ser publicada, como correspondía, sobre un suceso (mejor dicho, matanza) que lleva casi 30 años sin haber sido juzgado, procesado e investigado, entre otras, convenientemente. Previamente a esta segunda parte del concierto, se realizó una dramatización sobre dicho acontecimiento.

Resumiendo. A veces digo que un libro, una película o una iglesia nos puede gustar más o menos. Incluso no gustarnos nada. Ahora bien, eso no quita para reconocer que ese libro, esa película o esa iglesia poseen un valor cultural que va, más allá, del propio gusto o actitud que tengamos hacia ello. Con La tierra está sorda, ocurre algo parecido. Incluso con el concierto de Pasajes de San Juan y, por extensión, con todos los conciertos de esta gira que termina el próximo sábado en Iruña/Pamplona, lo mismo.

Porque, simple y llanamente, es otra forma de enfocarlo.

Saludos.

Esteban González Pons me pone… diciembre 13, 2010

Posted by ratondeserrin in Se caga la perra.
5 comments

 

… de los nervios cada vez que abre esa boquita. Lo último que se le ha ocurrido decir al vicesecretario general de comunicación del PP es que la operacion Galgo ha sido una especie de “cortina de humo” para que se dejara de hablar sobre la (no) comparecencia y (no) explicación del caos aéreo originado durante el pasado puente de la Constitución por los controladores aéreos de este país. De la que también parece tener culpa ZP.

En fin Esteban, que perlitas salen por esa boca de piñón. Estás más guapo callado.